miércoles, 17 de junio de 2009

La poesía de Aureliano Cañadas

AGUADOR


Hace cuánto debiera haber venido.

Y no viene el aguador.
No me arden
los labios,
la boca,
la garganta:
soy una piedra,
pues no puedo ni decir
el nombre de quien amo.

¡El aguador!
¡Ya viene el aguador!
Ya oigo sus campanillas
su voz de rambla,
su pregón de río,
la rezumante música del cántaro.

Y pasa junto a mí
sobre el polvo.

Y se aleja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada