martes, 7 de septiembre de 2010

Y fue sólo entonces





Subí tres escalones menos hacia tu boca
quedé un segundo en la terraza del universo,
intentando capturar, experta, entre los astros
la dulce sensación del sabor a lo imposible.
Y fue sólo entonces, cuando el hijo del deseo
escribió ternura en el paisaje de mi cuerpo.

10 comentarios:

  1. ¡Olé y Bravo! por el hijo del deseo que supo derramar su ternura por ese paisaje digno de ser pintado a espátula.
    Me descubro ante tanta sensibilidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Todo listo para el III Encuentro de Poesia en Red. Entra en el blog para ver última información.

    http://iiiencuentropoesiaenred.blogspot.com/



    Abrazos



    Jesús Arroyo

    ResponderEliminar
  3. Ternura y pasión se mecen en una sensual travesía declamando ante tu universo.

    ResponderEliminar
  4. que cosa! me encantó, hace semanas que no leia algo tan hermoso! permiteme quedarme. saludos au revoir*

    ResponderEliminar
  5. Gracias por describir de una manera tan perfecta ese momento tan dulce y emotivo y que es tan difícil de expresar con palabras.
    Gracias por estar siempre a nuestro lado en cada instante que te hemos necesitado.

    Permíteme eso si, decirte que no debemos considerar nada como imposible porque tal y como indica Paulo Coelho `` El mundo está en las manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y correr el riesgo de vivir sus sueños ´´.

    Te quiero mucho

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Que bello y sensible...es delicioso el verso y la poesía, me imagino que el beso también debió serlo...enhorabuena por tu blog...un abrazo de azpeitia

    ResponderEliminar
  7. ¡Sí señora: así es...!

    (;)

    ResponderEliminar
  8. Y...¿sabe usted una cosa?
    ;-)

    ResponderEliminar
  9. Quina tendresa i sensualitat que desperten els teus versos. Ets increïble. Molt prodund!!! M'has deixat embadalida!!!

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Precioso, Elena!! Suave y profundo como el beso, hecho de piel desde la piel.

    Beso, beso, beso... muchos para ti, reina.
    Laura

    ResponderEliminar