domingo, 7 de junio de 2009

La poesía de Pilar Iglesias

Punto de historia


Tiemblan los lienzos de ceniza
en el hogar apagado de la chimenea.
El viento
amenaza con la mano erguida
lamiendo transparente
la seda frágil de su calcinado cuerpo.

Volutas de tormenta sobre el arrugado rostro
que los años ofrecieron consumiendo el tiempo.
Leve
el papiro del despojo, leve
el peso de su tumba.
Señas de identidad
que se diluyen
en la hipérbole descrita por el rotring de la vida.
Más o menos
las huellas al final
fruto de un pasado, vaivenes trazados
en las horas interiores, sin decirlo.
De su libro: Quien tiene nombre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada